jueves, agosto 10, 2006

El musico que nunca fue

Don Carlos siempre quiso tocar la guitarra. Pero resultó muy malo para aprender.
Realmente malo.
Le dolían los dedos y se desesperaba con facilidad.
Cada vez que nos poníamos a beber en la cochera de su casa, mientras yo le miraba las piernas a su hija cuando entraba y salía de los mandados, don Carlos me decía:
-Mijo, si yo supiera tocar guitarra, orita no dejaría de cantar de esas canciones de hombres borrachos y tristes. Como las de Los Cadetes, ¿te acuerdas? "No te preocupes por mí, aquí todo sigue igual, como cuando estabas tuuuuuu".
Hace unos días que falleció don Carlos. Su hija llevó al velorio a un tipo que dice ser su novio.
Cada vez me quedo más solo. Sin amigos, sin mujeres. No soy un miserable egoista. Soy un fulano que nunca aprendió a tocar la guitarra.

1 Comments:

Blogger vivir o creerlo said...

Luis con Z.
Dos músicos locales, Quique Esparza y Chuy Herrera, se portaron pocamom una vez que se inauguraba un Altar de Muertos en el Cereso Apodaca. Imitaron a los Cadetes con la rolita de tu historia y combinaron música andina (el altar fue esa vez dedicado a Atahualpa Yupanqui) con otra de Chava Flores. Tenían un instrumento "cucharófono", complicado para que pasara los chequeos de entrada, por metalero.
Saludos.

2:31 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home