martes, abril 25, 2006

El mundo según Pelos

Mi perro está soltando mucho pelo, dijo esa niña.
-Deberías raparlo- le dije. La verdad es que no me importaba el perro. Ni siquiera recordaba el nombre del animal. Sólo le llamaba Pelos.
-No tengo con qué. La otra vez agarré un rastrillo de mi papá y él se enojó. No me dejó salir a jugar en una semana.
Una tarde en que me acosté con una estilista en el cuarto trasero de su local, se me ocurrió tomar prestadas unas tijeras para cortarle la greña a Pelos. Sería buen regalo para la niña. Y si a su padre se le ocurría interponía, yo sí le rajaba la cara en dos.
Una calle antes de llegar, un auto detenido tenía sangre y pelos en las llantas. Vi a la niña llorando en la banqueta.
Hacía mi se dirigía una bola de pelos, como las hierbas que atraviesan las llanuras en los pueblos del viejo oeste.
El animal había perdido en el duelo de esta tarde.
De inmediato me di la vuelta hacia la estética. Alguien más debía necesitar esas tijeras.

3 Comments:

Blogger louisfisher09258291 said...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

12:43 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que pachuca mi reyno? No dejes que nos pongan esa publicidad como el comentario anterior al mío, nada que ver con la historia de Pelos.
El perro tenía suerte de perro, yo no quisiera necesitar esas tijeras pero y también he ido a estéticas... Pobre perro.. pobre niña. El asunto es que te tiraste a la peluqera.

http://my.opera.com/rogerleos/

12:36 a. m.  
Blogger Lluvia fastidiosa* said...

Qué triste... pobre Pelos!! ahora me queda la curiosidad de qué decía el comentario que fue suprimido...

10:25 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home